Arquitectura para la cultura

Barcelona

(0 puntuaciones)

Biblioteca de la Zona Nord

Rafael Perera Leoz, arquitecto.

Descripción Ficha técnica

La intención de evitar la presencia de un entorno desestructurado y la necesidad de reducir el impacto sobre el escaso espacio libre existente, han llevado a los autores a introducir el edificio en la propia montaña en un hábil ejercicio de arquitectura y paisaje.

Este proyecto nace del vaciado de la montaña, insertando el edificio y cubriéndolo de tierras y vegetación hasta recuperar la topografía original. De este modo se reduce el impacto que supone construir 1800 m2 de programa, en un solar de fuerte pendiente que forma parte del reducido entorno natural del barrio. Los diferentes planos de fachada y sus quiebros, se han dispuesto formando bancales que se extienden más allá del perímetro del edificio para deshacer la percepción del volumen construido, formando lineas quebradas que, adaptándose al terreno, dinamizan las visiones del conjunto, primando escorzos y fugas. La piel exterior -lamas microperforadas de acero inoxidable en bruto- esconden por igual muros de contención y vanos ciegos o acristalados, formando un tamiz separador que genera juegos de transparencias en función de las condiciones de luz del momento.

Se accede a la biblioteca atravesando la montaña y el espacio interior sorprende por su dimensión, por el volumen de aire contenido así como por la calidad de la luz, captada por un patio que muestra el corte de las tierras en el propio vientre de la montaña.

En planta baja se distribuyen las partes del programa más generales y de mayor afluencia de usuarios (sala polivalente, zona general, zona infantil, internet,...), en planta primera usos más concretos (fondo especializado, estudio, salas, oficinas), y en planta segunda instalaciones.

Perspectivas intencionadas marcan recorridos y transiciones entre los espacios interiores. La entrada, la sala general, la zona infantil o la planta superior contienen fugas reforzadas mediante quiebros en paredes, secuencias de estanterías, líneas de luminarias... Especial atención merece la escalera de acceso a la planta superior, encajada en un vacío oscuro y tenso generado por la confluencia de las fugas de los paramentos contiguos.

El proyecto ha apostado por el gris plomo como color general sobre fondos blancos o negros, buscando un silencio cromático que se romperá exclusivamente con la presencia de libros y personas. Sólo en la zona infantil se aumenta el contraste mediante el colorido de algunos muebles. El mobiliario, fijo o móvil, se entiende como una parte importante del edificio, y se han diseñado piezas especiales con la intención de completar un conjunto unitario, en el que también se integra la señalética.

La cubierta del edificio -forjados colaborantes sobre estructura metálica- queda dividida en dos niveles. Una geomalla ayuda a retener las tierras, y se extiende más allá del contorno del edificio para permitir una transición natural y, en su momento se llevó a cabo una hidrosiembra de especies autóctonas completada con una plantación de arbustos y gramíneas, buscando la integración con el entorno.



añadir a mi biblioteca


 

0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Autor: Rafael Perera Leoz, arquitecto. Colaboradores: Mireia Mosset, Jose Antonio Ferrera, Santi Arnó, arquitectos. Estructuras: Manel Fernández (Bernuz-Fernández S.L.) Instalaciones: Josep Pubill (Ingeniar S.L.). Mediciones: Xavier Aumedes (Aumedes Dap S.L.U.). Promotor: Pronoubarris (Ayuntamiento de Barcelona). Fotografía: Antonio Navarro Wijkmar.
Contacto
Fotografía
Antonio Navarro

www.wijkmarkphoto.com