Arquitectura para la cultura

Bilbao

(0 puntuaciones)

Biblioteca Universidad de Deusto

José Rafael Moneo, arquitecto

Descripción Ficha técnica

El difícil ejercicio proyectual que supone posicionarse en un lugar en el que las preexistencias de muy variadas características, tanto tipológicas como cualitativas, condicionan fuertemente la toma de decisiones, ha sido resuelto aquí con la maestría característica del autor, en un marco de gran sensibilidad urbana.

Los edificios de la Universidad de Deusto siempre han jugado un primordial papel en la configuración de la margen izquierda de la ría, dando así fe de la voluntad de servicio que la institución siempre tuvo para con la ciudad: desde hace más de cien años Deusto ha sido no sólo la cuna de numerosos profesionales bilbaínos, sino también singular protagonista de la vida cultural de la ciudad; de ahí que, a nadie sorprenda la importancia que los edificios de Deusto tienen en el ámbito de la ría.

Aunque la localización del solar y la configuración urbanística puedan parecer favorables, lo cierto es que la ambivalencia entre lo que son las dimensiones de una manzana y lo que son las dimensiones de un edificio exento, hacen que el proyecto no sea fácil. Si a esto añadimos la presencia imponente del Guggenheim, se entenderán las dificultades que han acompañado al arquitecto. Por un lado, el nuevo edificio no debería en modo alguno competir con el bien ganado protagonismo que el Guggenheim tiene. Por otro, el edificio debería mostrar su condición pública y establecer en lo posible la deseable continuidad con la Universidad. Uno y otro condicionante no debieran excluir, naturalmente, el que el edificio se entendiese como un edificio exento y con vida propia en el parque.

Estos presupuestos fueron los que finalmente decidieron al arquitecto por un material como el pavés, que implica una condición mórbida en el tratamiento de los paramentos, y que interesaba para no competir con el Guggenheim y para suavizar el encuentro con el parque. El pavés va a dar lugar a un volumen monolítico y monocromo, neutro, que no compite con los brillos del titanio del Guggenheim y que es capaz de integrarse en el futuro universo verde del parque sin sobresaltos.

Quizás el rasgo arquitectónico más importante del edificio son sus esquinas redondeadas que dan pie a considerarlo como un sólido independiente y autónomo. Estas esquinas redondeadas, por otra parte, han permitido el actuar sobre ellas con más dureza geométrica, erosionándolas mediante facetas ortogonales que dan lugar a un vivo contraste con el translúcido pavés, dada su condición transparente. Si a esto se añade la atractiva condición de fanal que adquiere al anochecer, cuando el Guggenheim se hace presente tan sólo a través de las hendiduras, se entiende que el arquitecto haya quedado seducido por el potencial del pavés. La biblioteca, pues, es un sólido translúcido, pero la distancia que se establece entre el Gugghenheim y la biblioteca tras la elección del material, se reduce cuando se considera lo mucho que el museo ha estado presente a la hora de definir la orientación de la biblioteca. En efecto, bien podrá advertirlo quien estudie las plantas, la biblioteca está sutilmente orientada hacia el Guggenheim, pagando el debido tributo de pleitesía al mismo con las salas de lectura que se orientan y tienen como telón de fondo de su geometría la viva volumetría del museo.

Esta orientación, por otra parte, se pone también de manifiesto en la posición del patio. A nuestro entender, el patio, que refuerza la condición pública del espacio que genera, ayuda a entablar una conexión con el parque siempre viva, de ahí que podamos decir que nos sentiríamos satisfechos si la biblioteca pudiera ser considerada como un elemento más del parque.



añadir a mi biblioteca


 

Planos y extras
+ del mismo autor/es
         
         
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Autor del proyecto: José Rafael Moneo, arquitecto. Promotor: Universidad de Deusto. Colaboradores: Valerio Canals Revilla, arquitecto a cargo del proyecto, Santiago de Molina, Alberto Brito, José Ortiz, Angela Pang, Gabriel Fernandez-Abascal y Alberto Montesinos. Estructura: NB 35, Jesús Jiménez Cañas. Instalaciones: PGI, Ingeniería. Maquetistas: Estudio Rafael Moneo, Juan de Dios Hernández y Jesús Rey. Fotografía: Roland Halbe.
Contacto
Rafael Moneo
Madrid
Fotografía
Roland Halbe
Stuttgart, Alemania
www.rolandhalbe.de