Museos y espacios expositivos

Valladolid

(0 puntuaciones)

Ampliación del Museo Nacional de Escultura. Antiguo Colegio de San Gregorio

Nieto Sobejano Arquitectos. Fuensanta Nieto y Enrique Soberano, arquitectos

Finalista Premios FAD 2007  Arquitectura
Descripción Ficha técnica

El antiguo colegio de San Gregorio de Valladolid se organiza a partir de tres componentes arquitectónicos claramente diferenciados. El primero de ellos es un pequeño pabellón de acceso en el que se disponen las diferentes entradas al conjunto colegial. El segundo es el colegio de San Gregorio, espléndida estructura claustral ejemplo destacado de los primeras muestras del arte gótico tardío, característico de finales del siglo XV, y el tercero es el edificio de las Azoteas, construcción singular que se caracteriza por los cuerpos que emergen de las rasantes de las trazas de la línea superior del siglo XV. La alineación sobre la que se disponen los tres componentes fundamentales de la estructura colegial de San Gregorio es el elemento principal que caracteriza la organización básica de aquellos tres elementos.
Antecedentes
El Museo Nacional de Escultura se halla establecido desde 1933 en el edificio del antiguo Colegio de San Gregorio, fundación realizada en las postrimerías del siglo XV por el dominico y obispo de Palencia fray Alonso de Burgos, que se habilitó paulatinamente a partir de aquel año para cumplir un cometido muy diferente al que poseyó en origen.
Desde un primer momento, el museo tuvo importantes carencias en sus instalaciones que se hicieron más evidentes cuando se exigieron mayores prestaciones a los museos. En los últimos años el crecimiento de las colecciones y las características de las mismas (obras en su mayoría de gran formato), así como el incremento de la actividad y los servicios del museo en consonancia con lo que se espera de una institución museística en nuestros días, hizo imprescindible que el Museo Nacional de Escultura acometiera un proyecto de renovación integral que tiene como objetivos principales no sólo la recuperación y puesta en valor de los elementos arquitectónicos, sino también la articulación y dotación de los espacios internos necesarios y la renovación de la exposición permanente.
Para articular este plan de renovación integral se estableció en 1990 un proyecto de plan director para todo el museo, que consta de las siguientes fases: Primera fase, que tiene como eje vertebrador el Palacio de Villena, edificio próximo al Colegio de San Gregorio, que se adscribió al Museo Nacional de Escultura en 1986. En 1994 se iniciaron las obras de rehabilitación, encomendadas al arquitecto Francisco Rodríguez Partearroyo, y fue inaugurado el 22 de octubre de 1998. La segunda fase, centrada en el Colegio de San Gregorio, aborda el proyecto de acondicionamiento de este edificio, elaborado por Fuensanta Nieto y Enrique Soberano. Y la tercera fase relativa a la Casa del Sol y la Iglesia de San Benito el Viejo, dos edificios integrados en la misma manzana urbanística en la que se ubica el Colegio de San Gregorio. Aunque ya se han realizado algunas intervenciones puntuales (adecuación de estructuras y renovación de cubiertas), la rehabilitación de estos edificios y la conexión con el edificio de San Gregorio se acometerá una vez finalizada la intervención en el Colegio de San Gregorio.
Como consecuencia de estas tres fases surgirá un museo a cuya sede inicial, el Colegio de San Gregorio, se le sumarán tres edificios más (Palacio de Villena, Casa del Sol e Iglesia de San Benito el Viejo), lo que supondrá multiplicar su superficie por tres, además de acometer una importante recuperación de patrimonio inmueble y adecuar las instalaciones y el discurso del museo a las actuales directrices de la museología.

La colección
Los fondos que integran la colección de este museo son una muestra elocuente de la calidad que alcanzaron las formas artísticas en nuestro país desde la Edad Media al siglo XIX. Las obras conservadas en el museo son la expresión de un mundo de relaciones internacionales, de circulación de influencias y artistas geniales que dieron como resultado un rico patrimonio, fundamental en el contexto cultural europeo.
El núcleo primitivo de las colecciones procede de los conventos desamortizados de Valladolid y su entorno. La trascendencia histórica de la ciudad en épocas pasadas, está en el origen de la importancia de las creaciones artísticas atesoradas, producto de una larga tradición de mecenazgo y protección de las artes. A estas aportaciones hay que añadir donaciones, depósitos y sobre todo adquisiciones del Estado orientadas a completar una visión global de la escultura española con todos sus matices, dentro de unos límites geográficos que exceden los peninsulares.
Las peculiaridades de la escultura en cuanto a tipologías (retablos, sillerías corales o escultura funeraria) y también en lo que se refiere a materiales (madera, bronce, piedra, barro o marfil), alcanzan en España uno de sus puntos álgidos con el uso de la madera policromada, una auténtica síntesis de las artes, de volumen y color, de esfuerzo por lograr mayor verismo y transmitir auténticas sensaciones.
La secuencia cronológica permite conocer lo que supuso en cada periodo, la evolución de los géneros artísticos como reflejo de la sociedad que los creó. Importación, comercio, talleres locales y corrientes estilísticas dieron lugar a formas singulares llenas de interés.

El antiguo Colegio de San Gregorio de Valladolid
El antiguo Colegio de San Gregorio de Valladolid es uno de los edificios más destacados de la capital vallisoletana, representativo el gótico tardío característico de la España de finales del siglo XV. Las huellas que las distintas intervenciones han ido dejando en él a lo largo de los años, reflejan la propia vida del edificio que, lejos de congelarse en un determinado momento en el tiempo, se ha ido adaptando con mayor o menor fortuna a los más diversos usos, como colegio, presidio, administración o museo, así como a la evolución de los nuevos métodos constructivos e instalaciones.
Su situación actual no es susceptible de resumirse unitariamente, puesto que su realidad es más bien múltiple, formado a su vez por diversos edificios. La cuestión fundamental de cómo afrontar una rehabilitación y ampliación del Museo Nacional de Escultura no debe plantearse de un modo genérico sino más bien específico, particular para cada área y circunstancia.
Afortunadamente y pese a las numerosas modificaciones parciales que tuvieron lugar, el edificio ha mantenido hasta la actualidad una estructura formal plenamente reconocible a partir de tres elementos arquitectónicos de gran valor arquitectónico: la fachada-portada con el adyacente Patio de las Escuelas, el Claustro y la Capilla.

Intervención
El proyecto plantea una intervención integral en todo conjunto edificado, aunque con diferentes grados de intensidad. En el antiguo Colegio y Claustro, se actúa con respeto hacia la estructura arquitectónica original, conservando y restaurando los elementos arquitectónicos de mayor valor, y se plantea una reorganización de la totalidad de las circulaciones y áreas expositivas del museo. Un nuevo pabellón de acogida centralizará los accesos al conjunto. Concebido como una pequeña pieza independiente, contemporánea en su forma y materiales, dialogará en su escala con la arquitectura existente.
En el Edificio de las Azoteas, denominado así por haber incorporado en su día cuerpos sobreelevados que emergían de las demás construcciones, se conserva su fachada-galería y se transforma su interior para modificar su perfil en sección. La luz cenital presidirá nuevas salas de exposición de gran altura, aptas para exhibir las mayores piezas de la valiosa colección del museo.
Como elementos de un retablo arquitectónico construido a lo largo de los siglos, las nuevas intervenciones pasarán a formar parte del proceso siempre inacabado de adiciones y modificaciones que tejen la vida de los edificios en el transcurso del tiempo.



añadir a mi biblioteca


 

+ del mismo autor/es
         
       
+ del mismo fotógrafo/s
         
         
     
0 comentarios


¿Quieres escribir algún comentario?
Accede para iniciar sesión.
Situación: Antiguo Colegio de San Gregorio Valladolid. Propiedad: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Autores: Nieto Sobejano Arquitectos. Fuensanta Nieto y Enrique Soberano, arquitectos. Arquitecto de proyecto: Pedro Quero. Colaboradores: Carlos Ballesteros, Denis Bouvier, Luís Labrandero, Vanessa Perelló, Pedro Quero y Juan Carlos Redondo. Dirección de obra: Nieto Soberano Arquitectos. Fuensanta Nieto y Enrique Soberano, arquitectos, y Miguel Mesas Izquierdo, aparejador. Estructura: N.B.35. Instalaciones: Geasyt. Construcción: CYM Yánez. Maquetas: Estudio Nieto-Sobejano. Juan de Dios Hernández y Jesús Rey. Fotografía: Roland Halbe.
Contacto
Fuensanta Nieto de la Cierva
Madrid
www.nietosobejano.com
Enrique Sobejano García
Madrid
www.nietosobejano.com
Nieto Sobejano Arquitectos

Fotografía
Roland Halbe
Stuttgart, Alemania
www.rolandhalbe.de